Recordatorios de otro mundo — Una semana en Barberà de la Conca

Una publicación invitada de Ailish Maher

No hace mucho estuve una semana en Barberà de la Conca, paseando diariamente con los 2 perros que “cuidaba” para el dueño. Y así, cada día subía las escaleras debajo de Les Voltes, me detenía para admirar la vista desde el Promasó hasta el Castillo de los Templarios, luego bajaba por la calle hasta donde podía bajar las escaleras hasta lo que me parecía (para un pueblo ) para ser un enorme “parque”, justo en el corazón de Barberà, sin tutoría, sin cuidados – ¡resalvaje se podría decir!

Bajamos esa pendiente a paso pausado, yo y los 2 beagles, disfrutando del calor del sol invernal, el aire fresco y la hierba cargada de rocío. Luego salimos a una calle que conduce al “safareig” (área de lavandería) del pueblo, protegido por un sauce llorón, que no luce todas sus trenzas de verano, pero revela su arquitectura invernal subyacente de ramas arqueadas. Siguiendo adelante, entre altos muros que recuerdan a jardines secretos, giramos a la derecha y saludamos a los burros, tentándolos con manzanas o zanahorias. Luego serpenteamos por una calle estrecha, abierta al cielo y al horizonte, dejando a la derecha una pequeña bodega con su jardín de barricas y mesas. Allí, más de una vez había compartido una botella de Trepat con viejos y nuevos amigos, mientras disfrutaba de las vistas despejadas de Barberà, con su distintiva silueta nocturna de una torre de agua a la izquierda, la altísima aguja de la iglesia gótica en el centro y la Torre de los Templarios. Castillo y torre defensiva a la derecha. Serpenteando más a lo largo de esa misma carretera, pasamos, a la izquierda, algún que otro pino mediterráneo y una serie de antiguas casas de campo de piedra arenisca, la mayoría renovadas para recuperar su antiguo esplendor, otras con prometedores montones de las mismas piedras cálidas arenisca cuidadosamente almacenadas cerca. por.

El camino de regreso nos llevó por un camino entre viñedos arados, entrando al pueblo por el lado que ofrece vistas de la Cooperativa de Vinos Modernista con su imponente aguja, y más allá, una extensión de campos y viñedos que desciende hasta montañas lejanas. La última etapa de nuestra caminata nos llevó a través de pequeñas plazas de formas extrañas y fortuitas, amuebladas con plantas, asientos, columpios para niños, etc., todo evidencia de un sentido de vecindad y comunidad. No hay tráfico, solo unos pocos autos estacionados, y no hay multitudes, solo algunos “bon dias” amigables... recordatorios de un mundo diferente.

Un punto culminante de mi estadía fue que las paredes de la casa en la que me hospedé exhibían numerosas obras de arte de Enric Adserà i Riba, que ha adquirido considerable fama en Holanda (sus obras se exponen en el Castillo de los Templarios y en la Cooperativa del Vino). Me impresionó la gran diversidad de sus técnicas, que van desde simples dibujos a pluma y retratos de sus hijos, nietos y perros hasta grandes piezas elaboradas que combinan madera y metal. Gracias a Astrid por la estancia, la mostaza y el libro 😊.

Buscar

abril 2024

  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30

mayonesa 2024

  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • Jue
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
1 Adultos
0 Niños
Tamaño
Precio

Comodidades

Comparar listados

Comparar